martes, 16 de julio de 2013

¡Reabierto de nuevo!

¡Muy buenas de nuevo!

Por fin estoy de vuelta. Después de casi dos semanas de inactividad por fin puedo decir que el blog vuelve a estar activo de nuevo, o al menos, a tiempo parcial porque como ya dije en mi última entrada, andaré de aquí para allá este verano y no sé si podré publicar tanto como me gustaría. 

Lo primero contaros que llevo un poco atrasada la lectura de Canción de Hielo y Fuego: Choque de Reyes, ando con unas jaquecas horribles y leer me mata, la verdad. Es un horror y una frustración... A ver si esta semana lo retomo sin falta y os traigo la primera reseña del verano. 

Como ya sabréis he estado de viaje por tierras italianas y he podido conocer Roma y Venecia bastante a fondo y puedo decir que ambas son unas ciudades increíbles. Eso sí, Roma me ha parecido que estaba muy mal cuidada. Todo sucio y los monumentos muy poco cuidados... Me quedo sin duda con La Fontana de Trevi como lugar favorito. 


Venecia en cambio me ha parecido un lugar para nada decepcionante y ante todo, inspirador. Es un sitio en el que da igual por donde pases, da igual por qué calle andes o callejees, siempre te va a sorprender. De esta ciudad me quedo con el puente de Rialto y su magnífica vista de Venecia. 


Y, aparte de turistear, también tuve tiempo de poder mirar alguna lectura que otra y algo me compré (¿por qué seré tan débil?). En la estación principal de Roma había una librería de tres pisos y a pesar de que casi no había libros en castellano, sí que pude hacerme con dos títulos en inglés a buen precio. Jane Eyre de Charlotte Brontë y The Jungle Books por Rudyard Kipling. Ambos los he tratado por encima en la universidad y les tenía echado el ojo desde hacía tiempo. 


¿Y vosotros qué tal? ¿Cómo van vuestras vacaciones? ¡Espero que tengáis miles de historias que contarme! 

Esto es todo por hoy. ¡Nos leemos pronto!

¡Un abrazo y gracias por leerme!