domingo, 19 de octubre de 2014

Yo sufro el síndrome Tsundoku ¿y tú?

Hoy me he encontrado pasando de facebook en facebook uno de esos links que la gente publica porque lo ven interesante que la gente conozca. En este caso he llegado a una página con un artículo llamado "Las ganas de pellizcarle los mofletes a un niño y otras 28 palabras extranjeras que deberíamos importar." La verdad es que como filólogo que soy son artículos que me parecen sumamente interesantes y leyéndolo me he encontrado con una palabra que creo que nos define a muchos de nosotros como blogueros literarios. Yo lo he bautizado como un síndrome, porque yo realmente lo sufro:

Tsundoku: Japonés: comprar un libro y luego dejarlo en la pila de libros pendientes para no leerlo jamás.


Siendo lector como soy me avergüenzo un poco en realidad de que me pase esto, porque cuando compro un libro normalmente es porque estoy decidido a leerlo pero desafortunadamente muchos acaban en la estantería esperando a que pase el tiempo y me decida a leerlos. 

Y aquí viene mi cuestión: ¿sufrís vosotros lo mismo? 

Espero que os haya parecido interesante la entrada y el artículo. ¡Muchas gracias por leerme!

6 comentarios:

  1. Creo que todos los lectores sufrimos este "síndrome". Mi pila de libros pendientes con cada mes aumenta, y a saber si algún día me pondré con todos ellos.
    Muchas gracias por la entrada, ha sido muy interesante. ^^
    Un beso. :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias a Dios que hay más gente como yo. Lo mío es grave...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Yo ya conocía la palabra y también sufro esta peculiar...dolencia xDDD es imposible resistirse a comprar libros, y tengo por casa alguno comprado hace 2 o 3 años que todavía no he tenido tiempo de leer :__

    ResponderEliminar
  4. Tanto como jamás no, pero es cierto que hay libros que compro y que no leo hasta mucho después xD
    Prefiero hacer eso y tener la posibilidad de leerlo cuando quiera a que me apetezca y no tenerlo :P

    ¡Un beso! ^^

    ResponderEliminar
  5. ¡Buenas! Yo también lo sufro... además, desde que descubrí las librerías por donativos ¡doy miedo! Cada semana unos poquitos más a la pila y, es que así no hay quien acabe con ellos. Ahora, me dedico a coger un papelito de la urna cada vez que termino con uno, de esa manera evito centrarme en un reducido grupo y, poco a poco, leerme aquellos que podría dejar tranquilamente años en la estantería.
    En fin, curiosa entrada.
    ¡Un saludooo!

    ResponderEliminar
  6. Yo siempre los termino leyendo, tarde más o menos, aunque si es verdad que muchos no los leo inmediatamente jaja.
    Te sigo y te invito a que te pases por mi blog.
    Un beso.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu colaboración! Este blog se alimenta de tus comentarios. :)